“Detrás se esconde un personaje polémico y me animaría a decir que siniestro”

0

MILEI, EL REFLEJO DE LA CRISIS ARGENTINA Editorial del floridense Luis Eduardo Zipitría desde Buenos Aires, Argentina.

“Javier Milei es una incógnita.
De profesión economista se desempeñaba en la esfera privada teniendo algunas apariciones esporádicas en programas del espectáculo hasta que promediando el año 2020 irrumpió en la política creando su propio partido y, en medio de la pandemia, arremetió contra las medidas que había tomado Alberto Fernández, acompañado por el Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y el Gobernador bonaerense Axel Kicillof.
En 2021 fue elegido diputado de la Ciudad (con su reciente creación “La libertad avanza”) alcanzando un asombroso 17%, resultado impensado sobre todo en los barrios más humildes, apenas por debajo de los números alcanzados por los triunfadores.
El fenómeno Milei ha sido analizado desde distintas aristas, a saber: es el emergente de la nueva política, es producto del hartazgo de los ciudadanos con la política tradicional, es un dirigente que encarna nuevas ideas y por eso prende tanto en los jóvenes, etc.
Ahora bien, detrás del despliegue de su carisma y de la benevolencia con la que es tratado por los periodistas de los medios dominantes, se esconde un personaje polémico y me animaría a decir que siniestro.
Enumerar algunas de sus declaraciones debiera bastar para determinar que nada bueno puede salir de su usina de ideas, a saber: está a favor del uso libre de armas, de la venta de órganos y en ciertas circunstancias de la venta de niños; está en contra del aborto en el caso de niñas violadas y de penalizar la tenencia o uso de drogas, puesto que atenta contra la libertad del individuo.
Para completar su menú de principios esta semana dijo estar a favor de la “libre elección de aquel que se quiere morir de hambre” y su partido, La Libertad Avanza, votó en contra de una ley para ampliar el “Programa Cardiopatías Congénitas”, que es una de las causas de mortalidad más frecuentes en los recién nacidos.
Al ser preguntado sobre esta decisión, Milei argumentó: Implica más presencia del Estado interfiriendo en la vida de los individuos y por lo tanto implica más gasto público.
Justo es decir que su presencia en la Cámara de Diputados es figurativa, en su primer año y medio “integrado a la casta”, no presentó un solo proyecto, resolución o declaración.
Rompió con sus antiguos aliados José Luis Espert y Carlos Maslatón (por blandos) y forjó su alianza con personajes deleznables como Antonio Bussi en Tucumán y Juan José Gómez Centurión de la Ciudad, ambos ligados a la época mas oscura del país en los años 70.
Cierto es que su pelo endemoniado (producto de dejarlo libre, tal cual su doctrina), sus gritos e insultos a diestra y siniestra para los políticos oficialistas y opositores de “Juntos por el Cargo” y a todo aquel que esté en su contra y a sus presentaciones rockeras en las plazas repletas de jóvenes, soslayan su aspecto mas preocupante: su admiración a Bolsonaro, Trump y todo otro candidato de derecha extrema que ande por ahí.
Esto último (y sus declaraciones descriptas mas arriba) nos interpela respecto del tenor de la crisis del sistema político argentino, del espacio que deja el resto de los partidos para la irrupción de personajes como Milei que no parece representar una evolución en lo político y económico, mas bien todo lo contrario.
Su filosofía política y económica pregona la libertad absoluta de los ciudadanos, los trabajadores negociando sus salarios directamente con sus patrones sin interferencia de los gremios, administrando sus ganancias y propugnando la ley del mas fuerte dejando de lado la profunda desigualdad de la que se parte, la injusticia del poder judicial, que por cierto siempre falla a favor del poderoso.
El 40% de pobres, el 100% de inflación y la inseguridad de todos los días necesita soluciones consensuadas que contengan y respalden a los mas necesitados: no parece ser Javier Milei y sus políticas, la receta que necesita hoy Argentina”.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *