Con la presencia del intendente Guillermo López se llevó adelante este lunes la reapertura del Museo Histórico Departamental.
Su encargado, Guillermo Montaño, reconoció que se trata de una reactualización, transformando el espacio en “más armónico y más acorde”.
Además, se apela a lo sentimental, “hemos tratado de transmitir sensaciones, experiencias”, dijo.
El museo tiene dos plantas, en la baja está lo “estrictamente y rigurosamente histórico” y “en la planta alta apelar a los sentimientos e identidad propia de los floridenses”.
En el escritorio de Ariosto Fernández se da cobijo a los historiadores fallecidos.
También hay “muchas fotos de inmigrantes, patrimonio industrial y comercial”.

El jefe comunal definió al museo como un “lugar para el encuentro y rencuentro con nuestra identidad”.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *